SEPARACIONES-DIVORCIOS
SEPARACIONES-DIVORCIOS.COM
SOLICITE INFORMACIÓN
+34 932 171 884
¿Tiene deudas? Segunda oportunidad para sus deudas - Formulario clicar aquí
  Bienvenido: 
A A A    
  PACTOS Y MATRIMONIO
  · Capitulaciones matrimoniales
  · Pactos en previsión de ruptura matrimonial
  · Convenio extramatrimonial
  · Convenio regulador
  Capitulaciones matrimoniales
Las capitulaciones matrimoniales consisten en pactos que hacen los novios o cónyuges para regular, respectivamente, el matrimonio que van a contraer o ya contraído.
En el caso que se regule el futuro matrimonio si éste no llega a contraerse en el plazo de un año, las capitulaciones devienen ineficaces.
En todo caso, las capitulaciones matrimoniales han de constar en escritura pública. En cualquier momento pueden modificarse y esta modificación también ha de constar en escritura pública.
Mediante las capitulaciones matrimoniales los otorgantes pueden:
1. Estipular, modificar o sustituir el régimen económico matrimonial por el que van a regularse sus relaciones
2. Definir qué aportaciones hacen los cónyuges al matrimonio.
3. Regular los aspectos a tener en cuenta en el caso de producirse una crisis matrimonial (separación, divorcio ) como por ejemplo el derecho a la pensión compensatoria o la disolución del régimen económico matrimonial.
Por regla general, si los cónyuges no optan a la aplicación de un régimen económico matrimonial concreto entonces regirá con carácter supletorio el correspondiente al de la Comunidad Autónoma en la que residan.
Los diferentes regímenes económicos matrimoniales que existen en España son:
Separación de bienes: Este régimen es supletorio en Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana. En este régimen económico matrimonial pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiera por cualquier título. Asimismo, corresponderá a cada uno de ellos la administración, goce y libre disposición de tales bienes. Las ganancias que cada uno obtenga durante el matrimonio son exclusivamente de su propiedad.
Sociedad de gananciales: Este régimen es el supletorio en Galicia así como comunidades autónomas que carecen de régimen legal supletorio. Mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para el marido y la mujer las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos. En el momento en que se produce la disolución de la sociedad de gananciales las ganancias o beneficios se atribuyen por mitad a cada cónyuge.
Participación: En el régimen de participación cada uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte durante el tiempo en que dicho régimen haya estado vigente.
Sociedad conyugal de conquistas: Es el régimen supletorio de Navarra. En este régimen los cónyuges pueden tener bienes privativos excluidos de las conquistas por pactos. Junto a este tipo de bienes están los bienes de conquistas los cuales se hacen comunes de los cónyuges.
Son bienes de conquista:
· Los que así se incluyan en virtud de pacto.
· Los adquiridos a título oneroso con cargo a bienes de conquista durante el matrimonio por cualquiera de los cónyuges.
· Los adquiridos a título oneroso con cargo a bienes privativos.
· Los cónyuges convengan sean bienes de conquista; cualesquiera que fueran el precio o contraprestación y la naturaleza del derecho en cuya virtud fueran adquiridos, los bienes ganados durante el matrimonio por el trabajo u otra actividad cualquiera de los cónyuges, los frutos y rendimientos de los bienes comunes y de los privativos, los derechos de arrendatario por contratos celebrados durante el matrimonio, los bienes adquiridos por derecho de retracto convencional o legal, opción, acceso a la propiedad, suscripción preferente u otro cualquier derecho de adquisición que pertenezca a la sociedad de conquistas y las accesiones o incrementos de los bienes de conquista.
Comunicación Foral: Es el régimen supletorio del País Vasco. Consiste en que se hacen comunes de ambos esposos, por mitad entre ellos y mujer, todos los bienes, de la procedencia que sean, pertenecientes a una u otra, por cualquier título, tanto los aportados como los adquiridos en constante matrimonio y sea cual fuere el lugar en que radiquen. En el momento en que el matrimonio se disuelve se genera una comunidad de bienes hasta que se proceda a la división y adjudicación de los mismos
  Pactos en previsión de ruptura matrimonial
Esta es una figura importada del derecho anglosajón y con estos pactos los otorgantes regulan los efectos de una hipotética ruptura matrimonial.
Comportan avanzar temporalmente la situación de una posible ruptura matrimonial, por lo que su finalidad es claramente preventiva pues en el momento en que se pactan la crisis todavía no se ha producido.
Es normal el otorgamiento de este tipo de pactos en contrayentes que han padecido ya una crisis matrimonial cuyas consecuencias económicas han sido importantes, así como aquellos contrayentes que tienen empresas o patrimonios significativos frente al otro contrayente que no tiene nada. Con ello se persigue evitar que la crisis matrimonial futura tenga repercusiones en la empresa o patrimonio de uno o de los dos cónyuges.
Se otorgan ante Notario, y pueden otorgarse antes o después de haber contraído matrimonio.
Su firma puede generar cierta desconfianza o suspicacia pues su planteamiento es en un escenario de buena relación entre la pareja y su contenido es en previsión de un escenario totalmente distinto: la ruptura del matrimonio que todavía no se ha contraído. Ciertamente, no tiene porqué producirse necesariamente dicha ruptura pero en el caso de producirse sus efectos ya están regulados.
Las legislaciones de Aragón, Cataluña, Galicia y Valencia prevén este tipo de pactos.
  Convenio extrajudicial
Es un contrato que firman los cónyuges para autorizarse a cesar de facto su convivencia y regular cuáles van a ser a partir de ese momento sus relaciones, pero no será aportado a un proceso judicial.
  Convenio regulador
Es un documento que firman los cónyuges cuando ya se ha producido la ruptura matrimonial y en el que ambos de forma totalmente libre pactan los efectos y medidas de su separación o divorcio.
Nadie mejor que los cónyuges conocen las particularidades de su matrimonio y las necesidades de cada progenitor así como los hijos, por ello es altamente recomendable que los cónyuges sean capaces de alcanzar acuerdos y plasmarlos por escrito pues la litigiosidad se ve prácticamente reducida. Se recomienda que cada cónyuge tenga el asesoramiento de un abogado.
Los acuerdos que recogen los convenios reguladores se refieren al pago de pensiones compensatorias para el cónyuge que la separación o el divorcio deje en una situación económica peor, el pago de pensiones alimenticias para los hijos comunes del matrimonio, el régimen de guarda y custodia de los hijos menores de edad, el régimen de visitas que el progenitor no custodio va a tener con sus hijos, la manera de participar en el pago de los gastos extraordinarios de los hijos, la atribución del uso del domicilio conyugal.
Una vez firmado será aportado al procedimiento judicial de separación o divorcio para que el juez proceda a su homologación judicial.
Es necesario hacer una mención especial en el caso de Cataluña, pues a raíz de la publicación del Libro tercero del Código Civil de Cataluña aprobado por Ley 25/2010, de 29 de julio regula el Plan de Parentalidad y el mismo debe ser incorporado en el convenio regulador.
¿Qué es el Plan de Parentalidad?
Es la concreción de las responsabilidades de los padres para con los hijos y cómo se ejercitarán éstas en los casos de ruptura matrimonial.
El contenido mínimo que ha de recoger el Plan de Parentalidad es el siguiente:
a. Lugar o lugares donde vivirán los hijos habitualmente. Se han de incluir las reglas que permitan determinar a que progenitor corresponde la guarda en cada momento.
b. Las tareas de que se responsabilizará cada progenitor en relación a las actividades cotidianas de los hijos.
c. La manera como se ha de realizar los cambios en la guarda, y si es preciso, como se han de repartir los costes que generan.
d. El régimen de relación y comunicación con los hijos durante los períodos en los que un progenitor no los tenga consigo.
e. El régimen de estancias de los hijos con cada uno de los progenitores en períodos de vacaciones y en fechas especialmente señaladas para los hijos, para los propios progenitores o para la familia.
f. El tipo de educación y las actividades extraescolares, formativas o de ocio, si procede.
g. La manera de cumplir el deber de compartir toda la información sobre la educación, la salud y el bienestar de los hijos.
h. La manera de tomar decisiones relativas al cambio de domicilio y otras cuestiones relevantes para los hijos.
 

www.separaciones-divorcios.com
Todos los derechos reservados -  Aviso legal  -  Politica de privacidad  y Contratación
Paseo de Gracia n° 117, 2° 2. 08008 BARCELONA - ESPAÑA. Tfno: (+34)932171884
Designed by agfer